Por qué un implante?

Los implantes dentales constituyen una solución óptima que mejora la calidad de vida desde tres puntos de vista fundamentales: Estética y función, reabsorción ósea y sobrecarga.

Estética y función

Mediante los implantes los nuevos dientes quedan fijados a la mandíbula, lo que garantiza una sonrisa natural y la posibilidad de masticar sin los problemas asociados al uso de dentaduras removibles. Además, a diferencia de lo que ocurre al instalar un puente, no afectan a los dientes naturales vecinos, por lo que éstos pueden conservarse tal cual.

Reabsorción ósea

Cuando se pierde una pieza dental el hueso en el que se insertaba deja de realizar su función de sujeción, lo que provoca que sufra un proceso de atrofia, esto es, de disminución de su espesor.