Cepillado de dientes

Por lo menos dos veces al día, aunque lo ideal sería realizarlo después de cada comida, es fundamental cepillar los dientes para eliminar así los restos de comida y la placa bacteriana.

1. Apolle el cepillo sobre la encía de forma que las cerdas estén en un ángulo de 45º respecto a la superficie dental. Sin dejar de apoyar desplace lateralmente el cepillo una distancia menor a la anchura de un diente a la vez que lo arrastra hacia la zona de masticación. Realizará así un movimiento circular que deberá aplicar a toda la superficie de su dentadura.

Es importante que el cepillo no sea demasiado grande para poder llegar a los dientes posteriores. En determinados casos puede ser necesario el uso de un Tuft (cepillo de penacho) para alcanzar correctamente la parte posterior de las últimas muelas. Para comprobar si el cepillado ha sido correcto le será muy útil utilizar, al menos durante un tiempo, una pastilla o líquido revelador de placa. La tinción le indicará en dónde deberá de insistir más con el cepillo.

Recuerde también renovar regularmente su cepillo.