Salud Oral durante el embarazo

El embarazo es un momento en el que se debe cuidar tu forma de vida. Regular la alimentación, reducir el estrés y también prestar especial atención a tu higiene oral. Los cambios hormonales experimentados por tu organismo, pueden aumentar el riesgo de que llegues a sufrir una enfermedad gingival. Por ello, debes asegurarte de practicar una buena higiene oral, cepillándote los dientes con una pasta de dientes específica para la salud gingival y realizar limpiezas interdentales a diario. Si combinas esto con una rutina de dieta saludable y con visitas regulares al dentista, contribuirás a la salud de tu boca, y más importante aún, a un saludable desarrollo de tu bebé.

Hasta un 70% de las embarazadas padecen alguna forma de enfermedad gingival. Las señales que nos indican esto pueden ser:

  • Encías sensibles, hinchadas o enrojecidas.
  • Sangrado de encías al cepillarse o al hacer una limpieza interdental.
  • No se consigue eliminar el mal aliento o el mal sabor de boca.

Ante esto, se debe actuar con rapidez. Si se detecta y se trata en sus primeros pasos, puede ser controlada fácilmente en la mayoría de los casos. Si crees que la padeces, acude al dentista a hacer una revisión y una posterior limpieza.

Debido a los ácidos producidos por los vómitos y al mayor consumo de dulces, también se puede sufrir un riesgo de caries. Podemos evitarlo cepillándonos con una pasta de dientes con flúor, y realizando una correcta limpieza interdental. El cepillo recomendado para estos casos es uno con filamentos suaves o eléctrico.

Cuando acudas al dentista debes informarnos de tu embarazo o si lo estas intentando , ya que procedimientos como las radiografías pueden ser perjudiciales. También debes informarnos de ciertos medicamentos que estés tomando, para poder darte un tratamiento adecuado.

Tu cuerpo es la única forma de alimentarse que tiene el bebé, por lo tanto tu dieta es algo muy importante. Tu médico te ayudará a ver que alimentos debes y no debes tomar durante el embarazo, pero en cuanto a tu dentadura, debes tratar de comer alimentos ricos en calcio, indicados para el correcto desarrollo de huesos y dientes. Cuanto más sana sea tu dieta, más probabilidades de que los dientes y encías de tu bebé nazcan. Debes de tener en cuenta que el primer diente del bebé comenzará a desarrollarse a los tres meses del embarazo.

Cuando ya nazca el bebé, y antes de que le nazcan los dientes, ya debes de empezar a cuidarle su boca. Después de cada comida, utiliza una toallita o un trozo de gasa humedecida para limpiar las encías. Con esto eliminarás la posible placa que se produzca en sus encías. Cuando ya le hayan salido, utiliza un cepillo con filamentos muy suaves.

Si dejas al bebé en la cuna con un biberón con leche (incluida la materna), zumo o con preparado para biberón, el azúcar de la bebida y las bacterias de la boca del pequeño interaccionarán formando ácidos que atacarán el esmalte de sus dientes, pudiendo provocarle alguna caries. Si necesita “juguetear” con el biberón para dormir, mejor que sea con uno de agua.

Entre los dos años y medio y tres le saldrá la primera dentición completa, y es de vital importancia que visite al odontopediatra. En esta visita, se examina los dientes, encías y mandíbula del niño para comprobar si hay algún problema y te enseñará la manera correcta de limpiarle los dientes.

El embarazo es una etapa de tu vida en la cual puedes disfrutar de cambios naturales en tu cuerpo. Irradia salud y vitalidad manteniendo una sonrisa brillante de cara al mundo.